¿Donde la hago? - La_espiral_de_Cris

Ecológica
PASO A PASO
Huerta
en espiral
Sígueme en:
Vaya al Contenido


¿Dónde la hago?

Esta es la primera pregunta que nos plantearemos a la hora de construir nuestra huerta.
Pueden darse, en principio, dos circunstancias: o que dispongamos de un terreno concreto y que esa sea nuestra única opción (a la que debemos de sacar el mayor rendimiento posible), o que tenga la posibilidad de elegir entre varias localizaciones. En cualquiera de los casos debemos tener presentes determinadas consideraciones, algunas de las cuales analizaremos a continuación.
La primera a tener muy presente es que las plantas SON SERES VIVOS, independientemente de si las utilizamos como alimento, como combustible, ... o simplemente como adorno y las plantas, como cada ser vivo, tienen unas necesidades en cada etapa de su desarrollo: alimento, agua, luz y temperatura. Será la presencia, o la ausencia de estos elementos, la que determinará la producción de nuestra huerta y el tipo de plantas que podremos cultivar. Las plantas no se mueven, nacen donde nosotros las colocamos y se desarrollarán mejor, o peor, en función de que les proporcionemos lo que necesitan para un buen crecimiento.
No obtendremos los mismos resultados en una tierra sombría, que en una bien soleada, o en una fértil que en otra árida, en una venteada o en otra protegida,... Los factores anteriormente citados pueden ser limitantes y por tanto habrá que tenerlos muy presentes. De ellos dependerá nuestro éxito o fracaso.
Si, como decía al principio, tengo que cultivar en una zona concreta,, deberé estudiar sus condiciones para ver qué puedo, y qué no debo plantar.

Si puedo seleccionar un terreno deberé observar, como mínimo:

La orientación. Observaremos por donde sale el sol y por donde se oculta. Miraremos si a lo largo del día puede ensombrecerse por la presencia de obstáculos elevados, como casas, árboles, ... Lo ideal es una orientación hacia el sur pero, ¿y el norte?. También deberemos observarlo porque por allí llegará el frío y sería bueno que existiera algún tipo de barrera que lo frenara: árboles, una montaña, casas,...

La inclinación también es un factor a tener presente pues un terreno levemente inclinado hacia el sur aprovecha mejor la radiación solar, ya que lo rayos inciden con mayor verticalidad. Una gran inclinación tiene la desventaja del arrastre que se producirá en época de lluvias, si vivimos en una zona de lluvias frecuentes e intensas.

El agua es otro factor limitante. ¿Tengo agua cerca, o no? ¿Puedo traerla?

El tipo de suelo tiene mucho que ver con el agua pues dependiendo de sus características físicas retendrá más o menos agua, condicionando la frecuencia del riego. Si un suelo es muy arcilloso retendrá mejor al agua, aunque tenga otros inconvenientes, mientras que un suelo arenoso necesitará riegos muy frecuentes. También influye la cantidad de materia orgánica.
Son varios los factores a considerar y habrá que buscar una ubicación que reuna las mejores condiciones posibles para el cultivo de nuestras hortalizas.

RECUERDA:
Las plantas dependen de nosotros, las colocamos donde queremos y nuestra obligación es proporcionarles lo que necesitan para su desarrollo.

POLÍTICA DE COOKIES
Una cookie (o galleta informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenado ... LEER TODO
POLÍTICA DE PRIVACIDAD
laespiraldecris.es en cumplimiento de la normativa vigente sobre protección de datos,,, LEER TODO
Logo de la Fundación Galicia Verde
Regreso al contenido